“Cuesta mucho cambiar la mentalidad de las personas, pero se van haciendo pasos”, Montse Ortiz, coordinadora de Sensibilización de la Fundación Vicente Ferrer

“Tiene un título muy potente y nos da un par de pistas interesantes: fuerza y cambio”, así inauguraba la mesa redonda “Dona i Emprenedoria” Fina Surina, coordinadora del Institut Català de les Dones a Girona, refiriéndose al título de la campaña de sensibilización de género de la Fundación Vicente Ferrer.

“Es de vital importancia que hablemos de la emprendiduría de las mujeres y de liderazgo femenino, es este contexto económico son claves estos dos conceptos e imprescindibles para lograr un avance en muchos contextos, tanto en el económico como en el social” y continúa Surina “las mujeres son el 50% de la sociedad. El talento femenino es necesario, hay que usarlo y visibilizarlo. Nuestra sociedad no puede desaprovecharlo. Para avanzar hay que sumar talentos, establecer y compartir las responsabilidades y contar con los hombres y viceversa, para no perder recursos, ni oportunidades”.

La coordinadora del Institut Català de les Dones a Girona  cree que es necesario “un liderazgo colectivo fuerte que permitirá que las mujeres, tengan voz  propia y nuevas maneras de avanzar y construir un bienestar mejor del que tenemos. Es el momento de construir un nuevo modelo económico. Las instituciones estamos al lado de estas mujeres que tienen ganas y voluntad y quieren construir este nuevo modelo social y económico. Las mujeres han sido desde siempre grandes contribuidoras al bienestar colectivo. Tenemos que creernos que somos un somos un colectivo que lo genera. Construir, sin dejar de poner en relieve todo lo que hay de bueno en las personas”

Núria Carreras, presidenta de la Associació de Joves Empresaris de Girona, también quiso compartir su experiencia en esta mesa redonda. Cuando empezó a formar parte de la Associació era la única mujer, “me gustan las asociaciones que suman, no las que crean desigualdades “. Cuando creó la Associació tenia 21 años y no tenia hijos, pero al quedarse embarazada todos pensaban que se retiraría, “porque me decían que las mujeres no saben congeniar los dos mundos”.  Después con los otros dos embarazos la historia se repitió y comenzó de nuevo la presión,  “creo que se puede hacer todo. Mis hijos han decidido que querían una madre de calidad, no de cantidad porque no se quisieron mudar a Girona, donde yo trabajo. Cuesta, pero si todos el mundo da su espacio tu puedes hacer lo que quieras”

“Una cosa importante para mí, es cuando conocí la FVF y que la fuerza que movía a  las mujeres indias era la ilusión de hacer las cosas. Lo que más nos motiva es lo que se hace con ilusión, si las cosas se hacen por obligación es cuando las cosas no salen bien. Y a la larga, la elección que nos dais es muy importante. Ahora aquí estamos sumidos en la desmotivación y hemos perdido muchas cosas humanas y esta crisis nos tiene que devolver la ilusión. Todos sumamos”, enfatiza Carreras.

Marta Sitjas, empresaria y directora de Serveis Domèstics, cree que en estos tiempos de dificultades económicas “han de surgir ideas buenas, que puede que en épocas de bonanza no salgan. En la empresa va a cambiar un poco el perfil, el 80% de las chicas de la bolsa de trabajo ahora son chicas extranjeras. También son mujeres emprendedoras porque sus familias en sus países subsisten con lo que ellas mandan”

Montse Ortiz, coordinadora de Sensibilización de la Fundación Vicente Ferrer y  experta de género expuso la perspectiva desde la India “las mujeres en el espacio público, no tienen presencia, no toman decisiones, sus necesidades no quedan nunca recogidas,  ni visibilizadas. El 95% del trabajo que realizan pertenece a la economía informal, queda completamente invisibilizado y no se contabiliza dentro del país”. Ortiz continua diciendo que “las mujeres por una parte, tienen falta de autonomía, y además, son el colectivo más pobre dentro de los mas pobres”.

“En la Fundación promovemos el empoderamiento a través de los shamgans, asociaciones de mujeres, que es un espacio fundamental para que se empoderen y puedan salir del ámbito privado al público y reivindiquen sus derechos”, explica la coordinadora de Sensibilización de la Fundación “asimismo, les ofrecemos formación en un oficio práctico, para que puedan tener ingresos y un trabajo fijo y de esta manera, que estas mujeres vayan ganando confianza en sí mismas, y un espacio dentro de la comunidad y un reconocimiento dentro de la misma familia.  Con el fondo de desarrollo de la mujer, que es un banco interno de la Fundación Vicente Ferrer, pueden acceder a créditos al 0% de interés, que van de los 400 a los 1.400 euros y con ese dinero pueden crear sus microempresas. Se avalan entre ellas, porque ya han tenido oportunidad de trabajar juntas previamente”.

Rama Rapthadu. Portavoz de la Fundación Vicente Ferrer, ofreció su experiencia como mujer india agradeciendo la  “gran oportunidad que me ha dado la Fundación Vicente Ferrer de estar aquí, ya que soy de un pueblo pequeño. Somos 4 hermanos y mis padres son campesinos analfabetos. Mi padre decidió que mis dos hermanos varones tenían que estudiar y a mí me casó con 15 años. Pero después, se dio cuenta de la importancia de la educación y pude volver a estudiar y encontré un trabajo como traductora en la Fundación. La fuerza mía y la de muchas mujeres en Anantapur es la Fundación”.

Montse Ortiz explicó que “la Fundación realiza una labor muy importante de sensibilización en las comunidades, las mujeres estaban recluidas en los hogares y si queríamos que el cambio fuese real, teníamos que involucrar a las mujeres, así que primero empezamos a trabajar con los hombres, para que las familias entendiesen que tienen que tener los mismos derechos, y que las niñas también tienen que estudiar”. La proporción matrimonios precoces en la India rural es muy alta, pero desde que la FVF está presente en el distrito de Anantapur y Kurnool estos matrimonios “ya casi no pasan. Conocemos muchas chicas que hasta que no completan su ciclo educativo o llegan a la universidad no se casan”.

“Cuesta mucho cambiar la mentalidad de las personas, pero se van haciendo pasos. Es interesante ver el contraste entre las comunidades donde llevamos tiempo trabajando y las que estamos empezando” concluyó la experta de género de la Fundación Vicente Ferrer.

Las ponentes © Juan Alonso/FVF