“Las mujeres somos muy poco visibles”, Mª Ángeles Tejada, presidenta de Fidem

Bajo el lema de “Dona i emprenedoria” se ha celebrado en Cuina de l'Espai Francesca Bonnemaison una mesa redonda moderada por Aurora Masip, la directora de Comunicación del Banco de Tejidos de Cataluña. Con este lema como excusa, las participantes han contado sus historias y sus vivencias personales dentro del ámbito de la emprendiduría.

Mª Ángeles Tejada empezó, con otras 19 mujeres, la fundación de mujeres emprendedoras internacional Fidem, hace 15 años. “No teníamos ningún apoyo en el año 1978, había muy poca ayuda para la mujer”. Consideraba que era algo muy necesario y cree que el principal problema de la mujer empresaria es la falta de visibilidad “hay muchas mujeres que trabajan y que tienen empresas pero somos muy poco visibles en los diferentes actos”.

Ana Núñez, creó su empresa por los motivos de siempre, es decir, ganaba menos que su marido y dejó un trabajo menos estable como decoradora. Sin embargo, “después de un año –comentó entre risas- contraté yo a mi marido. No me debía conocer bien”.  Núñez continuó relatando su experiencia en un entorno empresarial totalmente masculino “me juzgaban, me analizaban con lupa, estaba como fuera de lugar. Me tuve que esforzar mucho y tuve que conciliar muchísimo. Pero nadie tiene derecho a taparte cuando tengas un objetivo. La libertad no es cuestión de género, es la economía. La libertad no es cuestión de género, viene dada por la propia economía. El poder te lo da el ser capaz de escoger, ése es el inicio de la libertad”.

Para Tejada “las dificultades de hoy como mujeres trabajadoras es que seguimos asumiendo el rol familiar. Pensaba que esto cambiaría con las siguientes generaciones, pero mis hijas siguen siendo las que lideran sus proyectos familiares, además de trabajar. Queremos ser mujeres 10: buenas madres, buenas emprendedoras, buenas esposas, buenas profesionales”

“El tener que negociar, eso ya es una carrera de por sí. La mayoría de las mujeres tenemos ese talento. Yo creo que esa capacidad de negociación es una cuestión cultural,”, y ese es para Ana Núñez el punto fuerte de las mujeres emprendedoras. Para la presidenta de Fidem, sin embargo, el punto fuerte es el “saber escuchar, tenemos una visión más. Además, la mujeres somos multifunción, hacemos muchas cosas a la vez”

El trabajo y la mujer en la India

Ramadevi Rapthadu, traductora de la Fundación en Anantapur, nos ofreció su punto de vista en el primer viaje al extranjero que realiza, un poco nerviosa porque “en la India hablar delante de tanta gente es muy difícil”. Luego continúo diciendo que “a los 15 años, mi padre quería casarme, y aunque yo no quería, tuve que dejar de estudiar  y casarme. Mis profesores me decían que era muy buena estudiante, pero allí nos casamos muy jóvenes. Después de la boda tenemos que ir a vivir a la casa del marido”, 

"El sistema patriarcal en la India –matiza Montse Ortiz, experta de género de la Fundación - otorga más valor a los hombres, ya que son ellos los que ostentan el honor y perpetúan el linaje de la familia y, además, son los hombres los que se harán responsables del cuidado de sus padres cuando éstos envejezcan. Este sistema, por lo tanto, discrimina a las mujeres y a las niñas y vulnera derechos tan fundamentales como son la educación, la salud o la alimentación".

Sin embargo, Ramavedi, que se apuntó a la primera promoción de estudiantes de español que organizaba la Fundación consiguió “este trabajo de traductora. Yo estoy cambiando mi vida, la fuerza de muchas mujeres en Anantapur es la fuerza de la Fundación y el cambio, es el nuestro. En la India tenemos que obedecer mucho, si no obedecemos la sociedad habla mal de nosotras Una mujer sola es muy difícil allí. Afrontamos muchas dificultades, hay que cambiar mucho”

"Las mujeres en la India están recluidas al ámbito privado –continúa Montse Ortiz-, al ámbito de los cuidados, con lo cual tampoco están presentes en los puestos de toma de decisión o en el ámbito formal de la economía. Todo ello contribuye a que el trabajo que desarrollan las mujeres esté invisibilizado y no valorizado", 

 

Un momento de la mesa redonda © Juan Alonso/FVF
Ramavedi explicando su historia © Juan Alonso/FVF
Las ponentes © Mercedes Iñiguez/FVF