“Vale la pena subirse a este camión. Hay que sentir y hay que compartir”

Moncho Ferrer, el indio que no lo parece, según sus propias palabras, ha llegado a Canarias para explicar cómo es la situación de las mujeres en la India y acercar a las canarias y canarios el trabajo que realiza la Fundación Vicente Ferrer para mejorar su situación, en el estado de Andhra Pradesh.

“Cuando mis padres llegaron a Anantapur, los hombres no dejaban salir a las mujeres de sus casas. Cuando empezamos, la gente no tenía acceso a la educación. No puedes cambiar, no tienes margen. El cambio se produce con educación para todos. Moncho sigue relatando cómo al principio, los dálits tenían miedo de entrar en la escuela y como poco a poco empiezan a entrar y a estudiar. “Cuando las niñas estudian un poquito pueden decirle a sus padres que no quieren casarse, como es el caso de Likita cuya historia viaja en este camión”.

Las mujeres han sido siempre los actores principales del trabajo y del desarrollo en la India. “Estos 7 ejemplos, son eso, ejemplos, pero hay cientos de miles y muestran este cambio que se está produciendo”. El director de programas de la Fundación Vicente Ferrer continúa explicando que “una mujer en la India se piensa que es débil física y psicológicamente. Trabaja mucho, pero nadie le da crédito por ello, no tiene poder económico en la familia, y si no ayudas a la familia económicamente, no eres importante, por eso es fundamental que tenga ingresos. No tienen valor como seres humanos, por eso hay tanta violencia. Hay mujeres violadas todos los días ¿cómo cambiamos eso? Pues con educación, educación no sólo en las escuelas, sino en las cosas, hay que enseñar valores y enseñar a tratar a todos los humanos como seres iguales. Las culturas cambian poquito a poco”.

Moncho cuando explica la historia de Hemavathi a las autoridades y al público presentes en el camión de “Mujeres, la fuerza del cambio en la India” les comenta que todas las casas que construye la Fundación están a nombre de las mujeres, “ahora cuando se pelean con sus maridos, les dicen que miren a nombre de quien está la casa. Eso da mucha fuerza. El hombre ya no la puede echar de su propia casa, ni a ella ni a sus hijos. Los hombres están empezando a entender que todo este cambio no se está haciendo en detrimento de ellos, sino que es el desarrollo y que tienen los mismos derechso que ellos”.

Otro de los temas de los que ha hablado Moncho Ferrer durante su permanencia en la Islas Afortunadas es de las bodas infantiles ya que “hemos puesto en marcha una campaña muy fuerte. Hemos impedido 61 bodas infantiles el pasado año, algunas con niñas de 13 años” y subrayaba lo importante que es la diplomacia y lo complicado que es abordar algunos temas como por ejemplo, la dote ya que implica “una discriminación muy fuerte desde que se nace. Nadie tiene respuesta de porqué se trata así a las mujeres. Con la dote y la violencia de género hay que ser más agresivos y rápidos”.

Ferrer recuerda cómo cuando era pequeño podía ver continuamente cómo se pegaba a las mujeres en la calle, sin ningún pudor, “ahora también se puede ver esta violencia en público, pero empieza a haber un poco de pudor y se hace a escondidas, o al menos, no tan abiertamente como antes. La mujer todavía no es dueña de sus destino”.

Por lo que se refiere a la zona donde está presente la Fundación, Ferrer admite que “el cambio ha sido muy paulatino. Los hombres han acabado aceptando que sus mujeres formasen parte de los shangams y que emprendiesen pequeños negocios. Es un cambio total. Hay que hacer las cosas de manera que no hagan sentir mal al otro y esto se hace poco a poco. Si una sociedad sólo tiene hombres trabajando, no se va a desarrollar mucho”

Moncho quiso dejar claro que “venimos aquí para dar las gracias a la gente que ha colaborado y valoramos mucho el esfuerzo que están haciendo nuestros socios. Cuando explicamos de donde vienen los recursos, la gente en Anantapur sabe de donde viene el dinero. Y ahora un blanco también puede ser español, no sólo inglés”.

De momento, y según el Director de Programas de la Fundación, todavía no se ha tenido que cerrar ninguna escuela o proyecto “porque tenemos un sistema bueno y es un proyecto sostenible. También por parte de los colaboradores y de las empresas. La solidaridad es muy fuerte. La gente no corta el vínculo. Todavía no hemos tenido que paralizar nada. Yo he visto desde pequeño como ha cambiado la vida de muchas personas para mejor. Cuando unimos nuestros esfuerzos y energías llegamos a mucha gente. La gente en la India está tomando mucha responsabilidad”.

El estigma sigue existiendo para los dálits, pero ya no es tan fuerte. “la gente quiere cambiar y eso nos hace el trabajo más fácil” De ahí que el 50% de las trabajadoras de la Fundación en la India sean mujeres. Hay partes del país que ya están preparado para el cambio. - matiza Ferrer- Se necesitan líderes femeninos, ahí es donde está el cambio fuerte y necesitamos este cambio. En estos momentos contamos con mucho apoyo por parte del gobierno indio en Andhra Pradesh”.

“No sólo vemos los problemas, sino también las soluciones –continúa Ferrer- Todos estamos implicados para siempre, yo, mi madre, los trabajadores y trabajadoras, los colaboradores. La mayoría de la gente que viene a vernos son mujeres. Tenemos valores muy sólidos. Nuestra organización no es religiosa, sino espiritual. Hace casi 3 años que trabajamos fuera de Anantapur. En esta ong el corazón es fuerte. Somos los actores pequeños que podemos hacer algo, la política es más complicada. Siempre hemos tenido problemas pero salimos, hay que aprender. Las personas que nos apoyan, que vengan a ver lo que hacemos con su dinero. No hay obstáculos para venir a vernos y ver en qué estás colaborando”.

“Este camión nos trae un mensaje de ilusión -concluye Moncho Ferrer-. A cada problema una solución, cada problema tiene una historia detrás y eso es lo que nos cuenta esta campaña. Vale la pena subirse a este camión. Hay que sentir y hay que compartir”.

 

Moncho Ferrer  © Dani Molowny
En el camión © Dani Molowny
Rueda de prensa en el Cabildo de Gran Canaria  © Dani Molowny
 Rompiendo cocos © Mercedes Iñiguez
© Mercedes Iñiguez
En la playa de las Canteras © Tere Morales
Presentación en Tenerife © Mercedes Iñiguez
En Tenerife © Mercedes Iñiguez