"Nuestra intención no es dar dinero, sino enseñarles a trabajar y a sobrevivir"

Ramadevi  Rapthadu, nació en Akutotapalli, una aldea que está a 10 kilómetros de Anatapur. Trabaja como traductora de telegu para la Fundación Vicente Ferrer desde hace 15 años. Su familia la casó al finalizar sus estudios de secundaria y, después de casarse, estudió Humanidades. Tiene un hijo con discapacidad de 11 años, que se llama Sudarsa. Ha llegado a Alcobendas, desde Anantapur, para explicarnos las dificultades y retos a los que se ha tenido que enfrentar. Nadie mejor que ella para explicar qué significa nacer mujer en la India.

Te casaron muy joven, ¿estabas de acuerdo?

No, me casaron con 15 años pero yo quería estudiar. Sacaba buenas notas pero mi padre me dijo que si no me casaba, él después no se ocuparía de mí. Además, mis suegros engañaron a mis padres con la dote y mi padre no quiso pagar todo lo que ellos le pedían porque era desproporcionado y empezaron a  maltratarme. Volví a estudiar después de casarmePero ahora tengo un trabajo en la Fundación y tengo una vida buena y digna y me he ganado el respeto de mi pueblo. Y todo, gracias a la educación

¿En qué consiste exactamente tu trabajo en la Fundación Vicente Ferrer?

Trabajo como traductora de las cartas para los padrinos españoles. Con la Fundación, tratamos de ayudar a la gente con menos posibilidades. Nuestra intención no es dar dinero, sino enseñarles algún trabajo para que sobrevivan con su familia.

¿De qué manera se logra esto?

Se les conceden pequeños créditos para avanzar en sectores como la ecología o la ganadería, con los que cultivan o venden la leche para obtener dinero. En muchas zonas de la India se cultivan los mismos productos y para que cambien hay que explicarles otras alternativas. En la Fundación ayudamos a las personas a identificar sus problemas y les enseñamos a ahorrar dinero

¿Por donde se empieza?

El sistema de castas es muy duro, la educación antes no era para las castas bajas pero eso está cambiando poco a poco. La mayoría de mujeres no saben sus derechos ni que los tienen y es básico que los conozcan. El empoderamiento es que las mujeres sepan que son también titulares de derechos. Por ahí se ha de empezar. En nuestras asociaciones de mujeres o shangams hay más de 100.000 mujeres. El cambio beneficia a toda la sociedad. La igualdad requiere cambios de valores y de entender el mundo

Ramadevi, Luz M. Sanz y el Alcalde de Alcobendas, Ignacio García © Mercedes Iñiguez
Ramadevi © Mercedes Iñiguez
baile inaugural © Mercedes Iñiguez